Facebook Twitter Google +1     Admin

TIENE LA PALABRA EL PRESIDENTE DE ESTADOS UNIDOS.

20100913205005-cinco-almanaque.jpg

 

 

Carta abierta de periodista cubano a Barack Obama.

 

 

Santa Clara, domingo 12 de septiembre, 2010.

 

A la Atención del Señor Barak Obama

Presidente de los Estados Unidos

Washington DC.

 

Señor Presidente. Redacto ésta carta, bajo el impacto de recuerdos patéticos, sucesos ocurridos en suelo norteamericano y en mi tierra. Éste sábado se cumplieron nueve años del feroz atentado terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York; éste domingo se cumplen 12 años del injusto encarcelamiento de cinco jóvenes cubanos, patriotas, dignos amantes de la libertad. La luz de la vida de ellos, lentamente se extingue en las oscuras prisiones de la nación más poderosa del mundo.

Cuba sufrió como un dolor propio el magnicidio del 11 de septiembre de 2001 y es que nosotros los cubanos sentimos amor, cariño y respeto por el pueblo norteamericano.

 

Señor Obama, quizá usted ignore que nuestro Héroe Nacional José Martí vivió durante años en Nueva York, allí un día conoció del asesinato del leñador Presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln, aquél día de 1892 escribió una carta y en ella  reflejó el dolor de Cuba y Estados Unidos. Confesó Martí… “Por dos hombres temblé y lloré al saber de su muerte, sin conocerlos, por Don José de La Luz y Caballero (ilustre pedagogo cubano) y Abrahán Linconl que merece el llanto, hombres providenciales y justos”.

 

Duele al pueblo cubano, Señor Presidente conocer que éste magnicidio del 11 de septiembre de 2001 se pudo evitar en La Casa Blanca. El Señor Presidente y sus asesores para la seguridad nacional, desestimaron el valor del mensaje confidencial, – denuncia de planes terrorista concebidos por grupos fundamentalistas de origen cubano radicados en Miami; sus sórdidos planes fueron monitoreados por cinco jóvenes cubanos,  que a riesgo de sus vidas alertaron de éste peligro al gobierno de Estados Unidos. Increíblemente, y así lo recoge la historia contemporánea se actuó contra ellos, antiterroristas, y los terroristas todavía gozan de buena salud y se pasean arrogantes e  impunemente por las calles de Miami.

 

Quizá usted ignore, Señor Presidente, que dos de los cabecillas de esa jauría terrorista, Luís Pozada Carriles y Orlando Bosh, hicieron explotar en pleno vuelo, una nave aérea cubana y murieron todos sus pasajeros y tripulantes, en su mayoría jóvenes deportistas cubanos. El crimen fue el 6 de octubre, año 1976. . . . El viril pueblo cubano lloró y la injusticia tembló.

 

Hace pocas horas asistimos a la ceremonia de recordación , del doce aniversario del injusto y cruel encarcelamiento de nuestros Cinco Héroes, allí el Presidente del Parlamento Nacional, Ricardo Alarcón de Quesada, nos instó a luchar día y noche sin tregua ni cansancio por el regreso de ellos, por el reencuentro de sus familiares, padres, esposas e hijos. No olvidar jamás, nos dijo Alarcón que Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René, sacrificaron sus vidas por nosotros. Y que son ellos los que verdaderamente encabezan ésta lucha .

Recordó el prestigioso gobernante cubano que  recientemente, la fiscalía, involucrada en el proceso de los Cinco, cuando tuvo que acceder a algunas reducciones parciales de las sentencias que pesaban sobre, Ramón Antonio y Fernando, la Fiscalía reconoció que su propósito era tratar de contener el creciente movimiento que en todo el mundo exige la libertad de nuestros compañeros.

Señor Presidente:

Éste domingo, nuestros cinco valerosos compatriotas, reitero, cumplen 12 años de injusto encierro en las cárceles de su país. Fueron víctimas del juicio más prolongado de la historia de Estados Unidos, y sin embargo aquel proceso no fue reflejado en los grandes medios para la comunicación social, ni los testimonios que ante el Tribunal ofrecieron Generales, Almirantes y Asesores de La Casa Blanca; ni la confesión de sus fechorías que allí hicieron una larga fila de malhechores algunos luciendo sus atuendos de guerra; ni la defensa ardorosa del terrorismo que, con total descaro hizo la fiscalía durante siete meses; ni su solicitud de que se impusiera a los acusados los peores castigos de cuatro cadenas perpetuas, más de 77 años de prisión; ni su resistencia en que, además de las desmesuradas condenas, se tomaran medidas para impedir cualquier intento futuro que pudiera molestar a los grupos terrorista; ni la actitud de la jueza que accedió a todas esas insólitas peticiones del gobierno. Nada de eso fue noticia, en la gran prensa de su país.  Se ha cometido, Señor Obama, con nuestros Cinco compatriotas la injusticia más horrible de los últimos años. Por su liberación vibran enérgicamente voces humanas, jóvenes que piden libertad para los Cinco, desde las cimas del Everest, en el Himalaya hasta el Monte Mckinley en Alaska, hasta en los nevados techos del mundo están colocadas las fotos de estos muchachos, legendarios luchadores por la Paz y la Libertad.

 

Señor Presidente: Usted tiene la palabra, permita que la verdad rompa en mil pedazos los cerrojos donde están encarcelados nuestros hermanos y la sonrisa de ellos, sea un sol de esperanza en este sombrío mundo amenazado por un holocausto termonuclear.

 

Respetuosamente  se despide de Usted,

 

Aldo Isidrón del Valle

Premio Nacional de periodismo “José Martí”

 

13/09/2010 14:37. Aldo Isidrón del Valle sin tema

Comentarios > Ir a formulario

presencia

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris